miércoles, junio 24, 2009

Cómo combatir las pesadillas: la muchacha que se besaba en mi cuarto con alguien que no era yo...

Me ha ocurrido 3 veces en la última semana: sueño que la muchacha que quiero está en mi cuarto pero besándose en un sillón con alguien que no soy yo. El sueño me ha hecho despertar y quedarme contemplando el reloj despertador con sus números digitales rojos, diciendo siempre o las 3:00 o las 3:30 de la madrugada.

Y siempre enciendo la televisión buscando un motivo para quedarme despierto (una película, una serie) o una ayuda para lograr un sueño pesado (algún discurso del PAN o un Canal religioso).

Estas pesadillas refuerzan mi convicción de que los sueños no existen. Existen escenas lejanas que uno contempla como a través de una ventanilla, o como en una pantalla de cine, donde la felicidad es protagonizada por otros. Y somos felices cuando nos engañamos con la esperanza. Y no lo digo porque la muchacha que quiero esté - en mis sueños y en la realidad - besándose con otro que no soy yo, sino porque, como dijo Antonio Gramsci, el ser humano es lo que aspira a ser.

Quizás esto signifique que nunca estaremos contentos con lo que tenemos porque siempre queremos ser algo más... o quizás signifique que la felicidad radica en la búsqueda, pero no en el encuentro. En todo caso, yo no quiero tener pesadillas y prefiero soñar cosas buenas pese a que en la realidad la muchacha que quiero se besa con alguien que no soy yo ...
Pin It

2 comentarios:

Poupée Cassée dijo...

Hola
1. Gracias por agregarte a los seguidores de Prisión de Abyss (porque aún es muy chiquita) :'(
y
2. Leyendo tu post, sorry, no sé si esto te moleste, pero terminé con una sonrisa en la boca porque se me hizo un poco gracioso el final.
En fin, saludos, nos estamos leyendo.
Bye
Poupée Cassée

Marco dijo...

Gracias por leer este post y por dejar un comentario. No me molesta que te haya provocado una sonrisa (de hecho ha sido como un halago porque provocar humor no es uno de mis talentos)...pero desde luego que para mí es enigmático eso...¿por qué te provocó una sonrisa el final?

Suerte y gracias otra vez