miércoles, junio 20, 2007

¿Milagro!¿Milagro! Juan Pablo II, fan de la Fórmula 1, salva la vida de un piloto


Piloto polaco salva de morir en accidente "gracias" a Juan Pablo II

El piloto polaco Robert Kubika, sufrió un accidente el 14 de junio cuando en la vuelta 26 su coche se estrelló a más de 200 km por hora contra una barda en el Gran Premio de Canadá, que se llevo a cabo en Montreal.

El piloto polaco, pese al trancazo, salió vivo y apenas con una breve lesión en el talón. Luego del comprensible susto y más tranquilo, el piloto polaco consideró que salvó la vida gracias a Juan Pablo II, que le había prometido protegerlo. Desde luego, los medios mexicanos de televisión y algunos otros "seguidores católicos con demasiada pasión" comenzaron a hablar de un milagro del fallecido Papa polaco. Aquí la noticia:

-Piloto polaco salva de morir en accidente "gracias" a Juan Pablo II
-El accidente es considerado uno de los más graves de Formula 1




MONTREAL, 14 Jun. 07 / 05:06 am (ACI).- El joven piloto polaco de fórmula 1, Robert Kubika, resultó prácticamente ileso de un terrible accidente cuando corría la vuelta 26 del Gran Premio de Canadá. Mientras se recupera de sus leves heridas, ha confesado a sus amigos más cercanos estar convencido de que Juan Pablo II lo ayudó.

Kubika, de 22 años de edad, lleva en su casco grabado el nombre del fallecido Pontífice y siempre se ha confesado su seguidor.

Ante el asombro de los comentaristas, su aparatoso accidente terminó con un fuerte golpe en la cabeza y otro en la clavícula derecha. Para algunos medios, como Super Express de Polonia, "es un milagro que Robert viva".

"Cuando vi por televisión que lo único que había quedado del coche era el habitáculo, pensé: 'Se ha muerto, seguro'", señaló el médico Ronald Denis, que lo atendió en el hospital. "Nos ha contado cada una de sus vueltas y en ningún momento nos pidió el nombre del ganador", añadió el médico del circuito canadiense. "Solo puedo decir que ha sido un milagro", comentó el ferrarista Felipe Massa.

Al salir del hospital, Kubica se limitó a decir que se encontraba "en buena forma" y que espera que los médicos le permitan correr el domingo en Indianápolis (EEUU).

Desde luego en TV Azteca, Televisa, etc. se desgañitaron insistiendo que podría ser un milagro del Papa...(¿que el Papa no es Benedicto XVI?)... en todo caso, y aunque el Papa Juan pablo II sea un fan de la Fórmula I, cabría hacerse la pregunta:

¿No sería mejor que el Papa protegiera a otras personas que más indefensas?
Por ejemplo la familia asesinada por miembros del ejército mexicano en Sinaloa. Murieron niños, y una señora ahí. Hubiera estado bien que el Papa interviniera volviendo dichas balas en burbujas o palomas que se perdieran en el cielo, como lágrimas de Dios...o con la señora de Zongolica, violada y asesinada por miembros de una tropa del ejército mexicano...hubiera estado chido que el Papa apareciera y, al igual que El Hombre Araña, sometiera a esos violadores...

o quizás
proteger a los inmigrantes africanos detenidos en Malta, o a la familia iraquí asesinada por el ejército de Estados Unidos, o al niño que se atreve a cruzar la frontera entre EE.UU. y México o a tanta gente que murió en el Tsunami de Asia... si el Papa se ocupa de un deportista, y lo protege ¡Que mediocre Papa! Porque a final de cuentas, el piloto Kubica (No tengo nada contra él y que bueno que salvó la vida y que siga compitiendo) sabe del riesgo que implica correr en la Fórmula 1...

si fue cierto el milagro de Kubika, entonces que mediocres causas defiende Juan Pablo II, que pobres preocupaciones tiene en su vida celestial al lado de Dios... tantas causas importantes que hay en el mundo y el ex Papa concentrado viendo una competencia de automovilismo en la televisión...


VIDEO DEL ACCIDENTE

Pin It

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen comentario, Marco.
Como aficionado atento de la Fórmula 1, quisiera completar el
comentario que nos das.
No sé si la información de que Kubika trae en el casco el nombre de
Juan Pablo II sea cierta. Tampoco si éste le prometió protegerlo, al
menos en la Fórmula 1, pues Kubika comenzó a correr en esta categoría
apenas durante la segunda mitad de la temporada pasada, cuando Juan
Pablo II ya estaba más que RIP. Quizás le prometió hacerlo cuando
corría en otras categorías. En todo caso, parece más bien parte del
mito -en la mala acepción de la palabra.
Por otra parte, el accidente no ocurrió el 14 de junio, sino el 10 de tal mes.
No vi la cobertura de la nota en los medios mexicanos, a excepción
del programa de radio "Palabra del deporte". Éste, así como algunas
web y otros medios no mexicanos que leí no mencionaron nada acerca de
que Kubika haya señalado algo sobre un milagro, y creo que lo hubiesen
hecho si Kubika hubiese declarado algo al respecto.
También fui testigo de que estos medios, donde chambean reales
conocedores de la Fórmula 1 -no como en TV Azteca y Televisa-,
mencionaron que la causa de que Kubika haya salvado la vida fue el
gran desarrollo de tecnología de la seguridad que se ha vivido durante
los últimos años. Sólo alguien muy ignorante puede creer que los
pilotos van muy poco protegidos y lo que ocurrió no pudo tener causas
físicas.
Para terminar, efectivamente, los milagros debiesen suceder en casos
socialemente mucho más trascendentes, y no en carreras de autos, por
más que algunos nos privemos con ellas.

Marco Lira.

Jhon War dijo...

Hola, te leo habitualmente, pero no siempre comento, esta vez lo hago por dos razones. Es bastante acertado tu comentario y quiero que me digas si puedo colgarlo en mi blog, poniendo claro la fuente. De hecho me atrevo a colgarlo pero si te molesta dime y lo quito, ok?
Saludos

Marco dijo...

jhon, desde luego que me gustaría que se publicara este artículo en tu blog...gracias por leer el artículo y por tu comentario...